Portal de emergencias
 
Comunidad de MadridAtención al ciudadano

El servicio 112 de la Comunidad de Madrid

El 1 de enero de 1998 la Comunidad de Madrid pone en marcha el Servicio de Emergencias 1-1-2 con la finalidad de unificar la atención de las emergencias en nuestra región.

Desde entonces el 1-1-2 se ha consolidado como el teléfono de referencia para los ciudadanos, atendiendo el 90% del total de las llamadas de emergencia que se realizan en nuestra Comunidad.
El servicio 1-1-2 en la Comunidadde Madrid consiste básicamente en:

    •  La atención de las llamadas de emergencia, al número telefónico 1-1-2, realizadas por los ciudadanos en el ámbito territorial de la Comunidadde Madrid y, entre ellas, las que requieran atención sanitaria, extinción de incendios y salvamento, seguridad ciudadana, de protección civil, cualquiera que sea la Administración Pública competente para la prestación material de la asistencia requerida en cada caso.

    • El tratamiento y evaluación de las llamadas de emergencia al teléfono único 1-1-2, de acuerdo con los convenios de colaboración que se establezcan con las administraciones públicas o entidades competentes para la prestación material de la asistencia o, en su caso, con los protocolos que se aprueben por la Consejería competente de la Comunidad de Madrid.

    • La transmisión simultanea del requerimiento de asistencia a los servicios de intervención que serán los responsables de la gestión material de la emergencia, contribuyendo desde el 1-1- 2 a la coordinación de los mismos.

Madrid 1-1-2 juega además un importante papel en los planes de emergencia de la Comunidad de Madrid.

Madrid 1-1-2 “Marca Blanca”: La actividad de Madrid 1-1-2 no comprende la prestación material, in situ, de la emergencia, dado su carácter neutral que se le atribuyo desde su origen al objeto de facilitar la integración y coordinación de los organismos de intervención directa.

El trabajo del 1-1-2, ha sido reconocido con diversos premios, destacando el Premio Vocento a los Valores Humanos, que fue entregado por Su Majestad la Reina Doña Sofía, en reconocimiento a la labor realizada, tras los atentados del 11 de marzo de 2004.